EL MISTERIO DE SU VENIDA

EL MISTERIO DE SU VENIDA

 

Por el pastor

Fabián Coronado Sifuentes

 

En este escrito, los extractos citados del libro de Los Siete Sellos fueron tomados de la versión venezolana, traducida por los hermanos Oscar Galdona y Jorge Smith (1971-1972).

Han pasado 51 años desde la muerte del profeta de Dios, William M. Branham, y aun así, hay gente que pregunta: ¿A qué vino el profeta? O ¿cuál fue su comisión especial? Las respuestas no se hacen esperar y algunos dicen: “él fue el mensajero a Laodicea, él vino a sacarle los trapitos al sol a esta edad”. Mientras que otros dicen: “él vino a revelar los misterios de la Biblia, entre ellos los siete sellos”.

Pero muy pocos son los que dicen que él vino a precursar la segunda venida del Señor. Y si lo dicen, no mencionan que el Señor ya haya sido introducido por su profeta; es porque no lo creen, o simplemente no tienen luz al respecto.

Amigos y hermanos, no podemos evadir el problema, o sacarle la vuelta, ya que a nosotros, sea que estemos de acuerdo o no, nos ha tocado vivir y encarar la segunda venida del Señor. ¿Qué va usted a hacer? No podemos lavarnos las manos como Pilato y decir que ese tema no es prioritario. Ciertamente que el misterio sobre su segunda venida fue abierto cuando los sellos fueron revelados, pero la revelación al público no fue dada inmediatamente. Al contrario, Branham le dijo en tres ocasiones a los que le escuchaban del 17 al 24 de marzo de 1963, “Ustedes no han entendido nada de lo que yo les estoy diciendo; y está bien que no lo entiendan”.

Pero él también les dijo que esta revelación vendría más adelante; o sea, al estar cerca del cruce del Jordán. Creo que es ahora mismo cuando está siendo dada la revelación.

Sin embargo, esta revelación de la cual habla Branham está protegida, aún hay un velo que la cubre. Branham lo explica de la siguiente manera:

Un misterio en la escritura es una verdad previamente oculta que luego es divinamente revelada, pero en la cual, a pesar de su revelación, EXISTE TODAVÍA UN ELEMENTO SOBRENATURAL.
(Señores, ¿es este el tiempo? Pág.27 Párr.192)

Este elemento de que se menciona, podríamos definirlo con las palabras del Señor Jesús, quien dijo:

Entonces acercándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas? El respondiendo, les dijo: Porque a vosotros os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado.
Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.
De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo:
De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no percibiréis.
Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos,

Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y se conviertan, y yo los sane.
Pero bienaventurados vuestros ojos, porque ven;
Y vuestros oídos, porque oyen.

Mateo 13:10-16

HE AQUÍ AHORA EL MISTERIO DE SU SEGUNDA VENIDA

La Biblia fue escrita en misterios, y Jesús le dio gracias al Padre por haberlo hecho así. El nuevo testamento está velado para el judío. Ellos no pueden verlo. Ellos solamente pueden llegar desde Génesis hasta Malaquías (porque hasta allí llega el Antiguo Testamento) y el velo sigue puesto sobre sus corazones.

Y para pasar de Malaquías a Mateo y al resto del Nuevo Testamento, necesitan convertirse, y entonces el velo se les quitará.

También el libro de Apocalipsis está velado para la iglesia gentil. Ellos llegan solamente desde Génesis hasta el libro de Judas (y no entendiendo correctamente) pero de allí no puede pasar.

Para hacerlo, necesitan ser convertidos genuinamente por la unción prometida en Malaquías 4:5-6. El ministerio del profeta Elías convirtiendo los corazones de los hijos a los padres por la Palabra, y entonces el velo se quitará, y tendrán acceso al conocimiento del gran misterio que encierra ese libro juntamente con el resto de todas las escrituras, y las bienaventuranzas prometidas a los creyentes.

Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía,
y guardan las cosas en ella escritas: porque el tiempo está cerca.
(Apocalipsis 1:3)

Veamos lo que el profeta dice respecto al libro en cuestión; el Apocalipsis:

Entonces mencioné que solamente por medio del Espíritu Santo obtendremos revelación, o nos pasará por alto. Uniendo estos dos pensamientos, veremos que no será solamente estudio y pensamiento natural lo que hará que este libro sea real. Se necesitará la operación del Espíritu Santo.
Eso quiere decir que éste libro no puede ser revelado a nadie más que a un pueblo especial. Será una clase de gente con percepción profética. Necesitará la habilidad para oír de Dios.
(Las Siete Edades Pág. 6 y 7)

Un libro cien por ciento profético; que aparte de muchos misterios que contiene, el principal de todos es: “EL MISTERIO DE SU VENIDA”.

Pero fíjese como la palabra profética esta diseminada; esparcida en toda la Biblia para que el incrédulo tropiece al buscarla. Dios lo hace de esa manera. Así lo hizo en el pasado, y así tenía que ser en estos últimos días.

Si depositamos un puño de trigo en un solo hoyo en la tierra, se pudrirá; los cuervos se lo comerán. Tiene que ser esparcido para que produzca fruto.

Observe ahora como la palabra profética con relación al bautismo en el nombre del Señor Jesucristo está esparcida en diferentes partes de la Biblia. Mire como el colocó una semilla en: Mateo 28:19, otra en: Hechos 2:38, otra en: Hechos 8:16, otra en: Hechos 10:48 y otra en: Hechos 19:5.

Y note, como la semilla tocante a la doctrina de la simiente de la serpiente está colocada de la misma manera. El cuervo no puede juntar esas semillas. Mas Dios lo hizo así a propósito para que sus hijos armaran el rompecabezas por revelación.

Y con relación a “la segunda venida del Señor” es exactamente la misma cosa. El Señor a través del profeta esparció la semilla en diferentes mensajes, de tal manera que podamos decir que “el misterio de la segunda venida del Señor” está diseminado en el vasto mensaje del séptimo ángel, porque esa fue la orden: no lo expliques.

Pero el misterio ha sido abierto, solamente que está esparcido. Juntemos pues las semillas y veamos este gran misterio que fue abierto en el libro de la redención.

En el sexto sello fue mostrado, como el Señor Jesús a raíz de la pregunta que le hicieron sus discípulos de: ¿Cuándo serán estas cosas? ¿Y qué señal habrá de tu venida, y del fin del mundo?

El Señor contestó cada pregunta; PERO EN MISTERIO. Así que los discípulos no entendieron. Cada sello desde el primero hasta el sexto fueron hablados en su orden cronológico; pero según palabras textuales del hermano Branham: “Él apenas está respondiendo a esas tres preguntas hoy”.

Pero Él no dijo nada del séptimo sello. Él solamente comenzó a hablar en parábolas y dijo. “pero el día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino mi padre solo”.

Si el Señor Jesús declinó hablar del séptimo sello, entonces tenía que encerrar un gran misterio.

Otra cosa más: los sellos se abren juntamente con las edades. En cada edad fue suelto un sello, aunque el misterio no fue dado a conocer. Entonces indiscutiblemente que el séptimo le tocaba a la séptima edad.

“Siete es el número perfecto de Dios y hubo siete truenos consecutivos uno tras otro. Estos siete truenos sonaron así rápidamente, como si estuvieran deletreando algo. Ahora noten pues que en ese tiempo Juan comenzó a escribir y le fue dicho: “No lo escribas”. Jesús nunca habló de esto, Juan no lo podía escribir, los ángeles no sabían nada de esto. Entonces ¿Qué es?
Es aquello de lo cual dijo Jesús que ni los ángeles en el cielo lo conocían”.
(Los Sellos Pág. 466 Párr. Final)

¿Qué era pues esto? Su venida. Nadie debería de saber cuando Él iba a volver. Entonces tres escrituras encerraban la misma cosa: Mateo 24:36, Apocalipsis 8:1 y Apocalipsis 10:4.

Esto mantuvo el secreto de su venida. Pero recordemos que en los días del ministerio del séptimo ángel estas cosas deberían ser concluidas. Ha habido muchas conjeturas sobre lo que es el séptimo sello. Algunos dicen; “que aún está cerrado” otros dicen: “que es Cristo” otros dicen: “que es una vida vivida” otros dicen: “que son las siete virtudes de que habla el apóstol Pedro”. Pero ninguna de éstas cosas pega en el blanco.

¿Cómo pueden ser éstas cosas cuando el profeta dice lo siguiente?

“Al final de este séptimo sello, es el fin de la edad de la iglesia; es el fin del séptimo sello”.
(Los Sellos Pág. 464 párrafo final).

Entonces si este sello es Cristo, o una vida vivida; ¿Cómo pues podrá Cristo terminar? Y si no está abierto ¿Qué pues estamos predicando? Lo que pasa es que el mensaje ha sido mal interpretado.

Permitamos que sea la palabra del profeta la que nos aclare este misterio.

“Vimos el sexto sello, pero Él no nos dejó ver el séptimo. Él no lo dio a conocer. El ángel estuvo de día en día diciéndome esas cosas, pero luego no lo hizo con éste. Dijo: “hay un silencio en el cielo”, nadie sabía. Era la venida del Señor.”
(Almas encarceladas Pág. 30 párrafo 4)

“Todas las trompetas tocaron debajo del sexto sello, porque en el séptimo hubo silencio. Nadie sabía: “ESO FUE EL MINUTO U HORA EN QUE CRISTO VENDRÍA, COMO EL NOS LO REVELO”
(Fiesta de las trompetas Pág. 24 párrafo 116)

Ahora, uno no puede hablar del séptimo sello, sin hablar de su venida. Ni tampoco podemos hablar de su venida, sin hablar de la tercera etapa. Todo está relacionado, es la misma cosa. Su venida dependía de la apertura del séptimo sello y la tercera etapa esperaba que Él (Cristo) estuviera aquí en la tierra para entrar en operación. Cuando el séptimo sello fue abierto, Él vino, y cuando Él vino, entró en operación la tercera etapa.

El misterio triple del séptimo sello y las tres grandes cosas que acompañan la tercera etapa, son exactamente la misma cosa.

“Y allí en el cañón sabino Él me dijo: “esta es la tercera etapa”. Hay tres cosas muy grandes que acompañan a la tercera etapa. “UNA SE ABRIÓ AYER, OTRA HOY, Y QUEDA UNA COSA QUE NO PUEDO INTERPRETAR PORQUE ESTA EN IDIOMA DESCONOCIDO”.
(Los Sellos Pág. 471 párrafo 3).

Recordemos que el profeta dijo esto aquel día domingo 24 de Marzo de 1963 por la tarde, cuando estaba terminando de predicar el séptimo sello.
“UNA SE ABRIÓ AYER”; o sea el día anterior, que fue sábado 23 cuando el sexto sello fue revelado. Porque fue allí donde el Cordero apareció en la escena, cuando fue completado el libro de la redención.

“Quiero que lean conmigo mientras comparamos las escrituras que mencionan este gran evento, y veremos este gran secreto o misterio debajo de este sello, sobre el libro de la redención. Recuerden: estos son misterios escondidos, y el sexto sello es todo un gran libro, seis pergaminos enrollados juntos, y cuando se abre, está completo el libro de la redención”.
(Los Sellos Pág. 344 Párr. 2)

Allí está la primera gran cosa. Cuando fue abierto el sexto sello, quedó completo el libro, el título de propiedad con el cual Él reclama sus derechos.

“OTRA HOY”; o sea esa tarde del día 24 mientras estaba predicando el séptimo sello. Note ahora lo que él dice: “Ahora queremos hablar por un rato acerca de este séptimo capítulo para formar una brecha entre el sexto y el séptimo sello, porque es todo el material que tenemos” (Sellos Pág. 488 Párr. 5). Medite usted con cuidado en estas palabras del profeta y eso le ayudará para entender la segunda gran cosa que acompaña a la tercera etapa.

La predicación del séptimo sello que abarca 39 páginas está dividida en tres secciones. Las primeras 6 páginas fueron ocupadas en el saludo, la oración y un breve repaso a los mensajes anteriores. Las siguientes 20 páginas fueron ocupadas en Apocalipsis capitulo siete. Mostrar a esa gente que se encuentra entre el sexto y séptimo sello; o sea los 144,000, que son las almas bajo el altar.

Y las siguientes 13 páginas fueron ocupadas…
¿En qué? Si el séptimo sello no revela nada, pues entonces fueron ocupadas en nada. ¡NO! ¡NO! ¡NO! fueron ocupadas en mostrar que el ángel fuerte de Apocalipsis 10:1 el cual es Cristo, estaba allí presente en su plena manifestación a través de Lucas 17:30 y Malaquías 4:5, revelando los misterios. Esa tarde de aquel domingo día 24 de Marzo de 1963 quedó completamente abierta esa tercera gran cosa que acompaña a la tercera etapa.

¡EL SÉPTIMO SELLO LO IDENTIFICO! ¡SU PRESENCIA PLENAMENTE IDENTIFICADA AQUÍ! ¡EN LA TIERRA! ¡EL ESTA AQUÍ!

“ Y QUEDA UNA COSA QUE NO PUEDO INTERPRETAR PORQUE ESTA EN UN IDIOMA DESCONOCIDO”. El ángel le había dicho en la visión en 1955; “Allí adentro te encontraré, esa será la tercera etapa, y no se lo dirás a nadie”, también se le dijo: “No explicarás la tercera etapa”. Eso era la venida del Señor.

Entonces entendemos que al suceder esto, el profeta no daría explicación. Y fiel a la visión él nunca dijo a qué hora, o cuando el Señor Jesucristo regresó. Pero fue mostrado en tipos de la Biblia, y los siete truenos dieron a conocer el misterio, lo mostraron. Mas la orden fue: “NO LO EXPLIQUES”.

Allí está la última gran cosa que acompaña a la tercera etapa, la hora o minuto en que Cristo vino.

Pero regresemos hasta 1933 cuando la voz le habló y le dijo: “ASÍ COMO JUAN EL BAUTISTA FUE ENVIADO PARA PRECURSAR MI PRIMERA VENIDA, TU SERÁS PRECURSOR DE MI SEGUNDA VENIDA” a la luz de éstas palabras entendemos que la comisión especial del hermano Branham era introducir a Jesucristo al mundo. No exactamente en la misma forma que lo hizo Juan, porque allá la introducción fue pública, y en su segunda venida sería en secreto que solamente los elegidos entenderían. Pero sí tenía que llegar el momento en que el profeta tenía que cumplir esa comisión. Note la declaración que él hace 6 meses antes de la apertura del séptimo sello:

“Yo no fui desobediente a la visión celestial que sucedió allá en el río. Yo me he quedado fiel a ella. Él ha sido fiel a mí. Yo estoy confiando en Él, que algún día, yo no sé cuando, Él me va a coronar mi ministerio. Yo me quedaré tan fiel como pueda ser. Yo no sé lo que será, yo no sé cuando será. Pero cuando Él esté listo, yo estaré. Ahora fíjese en esto. Yo espero que Él coronará mi ministerio con esto, dejándome tomar el vestuario de la palabra y vestir a su novia con el vestido de su palabra y de su justicia. Yo espero que Él me coronará y me dejará pararme en aquel día y decir: “He aquí en cordero de Dios que quita el pecado del mundo”.
(Presente Estado de mi Ministerio Pág. 35 párrafo 121).

Y mire lo que él sigue diciendo en éste otro mensaje que fue predicado a solo 2 meses antes del gran acontecimiento:

“Y esta noche hay gente sentada y muchos viven aún, que estuvieron en el río cuando aquella voz hablo aquello y dijo: “Como Juan fue enviado con un mensaje para la primera venida, así lo es este, el segundo mensaje de la segunda venida”.
¿Se acuerdan? Y si está consumado, ¿Qué hizo Juan? Juan fue el que dijo: “He aquí el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Ese es Él”.
Es la hora… ¿Habrá llegado, hermanos míos? Yo no digo que haya llegado. Yo no sé, pero les estoy preguntado. Quiero que piensen. ¿O será ésta la vez cuando será nuevamente: “He aquí el cordero de Dios?”
(Señores ¿Es Este El Tiempo? Pág. 57 párrafo 310-311).

Pero ahora veamos lo que dijo 8 meses después de la apertura del séptimo sello:

“Ahora, notamos que así como el Espíritu Santo obró en la iglesia en aquel tiempo, el mismo Espíritu Santo ha obrado igual en este día. LA COLUMNA DE FUEGO HA DADO EL ANUNCIO ¡IGUAL COMO EN EL PRINCIPIO! Y cuando esto vino sobre Jesús, Juan dio el anuncio allí en el río Jordán. Y todo esto ha sido probado y hasta tenemos fotografías científicas de ello. ¡No puede ser discutido!”
(Almas Encarceladas Pág. 19, Párrafo 1).

Y si usted lee el siguiente párrafo del mismo mensaje y página ya citado, encontrará que él menciona lo sucedido en Tucson, la venida de esa pirámide de ángeles, y la fotografía tomada por la revista Life. En conclusión, el último pasaje que acabamos de leer, claramente muestra, que la misión del profeta Elías de introducir a Jesucristo al mundo, es una misión ya cumplida.

Ahora veamos lo que él dijo 2 años después de la venida de ese gran ángel fuerte.

“Ahora les pregunto a ustedes de aquí de Jeffersonville que consideremos lo que sucedió aquí en el año de 1933, cuando esa luz sobrenatural posó sobre el río, cuando estábamos bautizando 500 personas en el nombre del Señor Jesucristo. Yo apenas era un joven de unos 24 años; Jeffersonville, ¿Qué dijo la voz que procedió de aquella luz? ¿Qué fue lo que sucedió aquí al final de la calle Spring cuando el periódico de Louisville escribió algo sobre esto y de allí pasó a todos los periódicos y aun hasta el Canadá donde el Dr. Lee Vayle lo recortó del periódico en el año 1933? Estaba yo bautizando la persona número 17, cuando bajó una luz del cielo brillando allí como una estrella y entonces una voz dijo: “Así como Juan el bautista fue enviado para anunciar la primera venida de Cristo tu mensaje anunciará su segunda venida a todo el mundo. HOY SE HA CUMPLIDO ESTA ESCRITURA. Gracias Señor”.
(Hoy Se Ha Cumplido Esta Escritura Pág. 20 Párr.2).

 

¡Basta! Con esto es suficiente, la misión ha sido cumplida.

Pero ahora continuemos viendo más ampliamente la apertura de ese misterioso séptimo sello.

“¡Miren! Quiero decir una cosa más. De cerca ahora, no dejen que esto se les pase por alto. ¡Que sorprendente! Desde el mensaje del séptimo ángel (mensajero del séptimo sello. Y Apocalipsis 10 fue el séptimo sello).
(Fiesta De Las Trompetas Pág. 43 Párr. 201).

Fíjese detenidamente en esto, cómo el cita Apocalipsis 10, eso sería del versículo 1 al 7, como un evento ya pasado. Eso fue aquella constelación de ángeles, tres a un lado y tres al otro, y el ángel fuerte a la cabeza, los cuales bajaron de la eternidad hasta donde estaba el profeta cerca de Tucson y trajeron la revelación de los siete truenos.

Entonces cuando este evento sucedió aquel mes de Febrero de 1963, algo tomó lugar. Algunos dicen: “Pues allí le fueron revelados los siete sellos al profeta”. Eso es verdad. Pero allí hubo algo más que eso. Algo aconteció allí, que marcó el fin de todas las cosas. Dejemos que el mismo hermano Branham nos lo diga:

“¿Y notaron que dije que uno de esos ángeles era muy raro? Me pareció muy distinto a los demás. Estaban en una constelación con tres a cada lado y uno arriba; y el que estaba a mi lado, contando desde la izquierda hacia la derecha, ese sería el séptimo ángel. Él era más brillante y significaba más para mí que los demás. Les dije también que: “Me levantó, me alzó” ¿Se acuerdan? Ahora, ¡AQUÍ ESTA! ERA EL QUE TENIA EL SÉPTIMO SELLO, lo cual he mantenido como una pregunta en mi mente toda mi vida.
(Los Sellos Pág. 469 Párr. 1-2).

Note que esto aquí no fue una visión (la visión le había sido dada 2 meses antes) esto fue un acontecimiento real. “Un ángel robusto”, robusto y fuerte es la misma cosa. Y cuando vemos este ángel descender del cielo en Apocalipsis 10:1, trae en la mano un librito abierto. Es el libro de la redención, el título de propiedad con el cual Él reclama sus derechos. Pero el hermano Branham dice: ¡AQUÍ ESTA! ERA EL QUE TENIA EL SÉPTIMO SELLO. En otras palabras lo que el ángel traía en su mano era “lo que Juan le fue prohibido escribir” (la revelación de los siete truenos) que son las revelaciones contenidas en los siete sellos, eso es, el libro de la redención. Exactamente así es. Juntemos pues otra semilla más de este gran misterio.

“Note bien el mensaje del tiempo del fin (este sello)… El nos ha revelado los seis sellos, pero no dice nada del séptimo. El sello del tiempo del fin, cuando empiece será algo completamente secreto, según la Biblia, pero antes de conocer eso…recuerden Apocalipsis 10:1-7 que al fin del mensaje del séptimo ángel, TODOS los misterios de Dios, serían conocidos. Estamos en el tiempo del fin de la apertura del séptimo sello.
(Los Sellos Pág. 472 Párr. 2).

Note estas tres cosas:
1.- “El ángel fuerte era el que traía el séptimo sello”.
2.- “Y el séptimo ángel de Laodicea era el mensajero del séptimo sello”.
3.- Noten bien, el mensaje del tiempo del fin (este sello).

Entonces necesitamos ver; ¿Qué es un mensaje? y ¿Cómo se desarrolla un mensaje?
Un mensaje del Señor es una conglomeración o enjambre de profecías bíblicas que han de ser cumplidas en una reacción explosiva en cadena. Mostraremos que es un mensaje con la siguiente ilustración:

Figura No. 1

La figura No. 1 muestra un círculo de puntos, los cuales representan profecías de una misma edad. La explosión representa la primera profecía que explota con la cual da principio dicho mensaje.


Figura No. 2

Figura No. 2 Después de haber hecho explosión la primera profecía, se desata un estallido en cadena, de una profecía tras otra, hasta que todo es cumplido. Así fue el mensaje de la primera venida, y así es el mensaje de su segunda venida.

Pero ahora entremos a la parte más cuestionada: Su venida.
Primeramente veamos esto. ¿Qué es su venida? ¿O a que evento se le llama su segunda venida?

La creencia más aceptada, y que por siglos ha prevalecido entre la cristiandad es que, “Ellos le llaman la segunda venida del Señor al solo evento de cuando es raptada la iglesia”. Pero esa creencia esta errada; carece de fundamento escritural. Recuerde: “Pero en los días de la voz del séptimo ángel, cuando el comenzare a tocar la trompeta, el misterio de Dios será consumado, como Él lo anuncio a sus siervos los profetas”.

Veamos la siguiente escritura:

“Porque ya está obrando el misterio de iniquidad; solamente espera hasta que sea quitado de en medio el que ahora impide; y entonces será manifestado aquel inicuo, al cual el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida
(2 Tesalonicenses 2: 7-8)

Note lo que dice, “que en su segunda venida matará al hombre de pecado, al hijo de perdición”. Entonces si su segunda venida es cuando se efectúa el rapto, y el rapto sucederá en segundos, pues entonces el tendrá que matar al hombre de pecado en el mismo lapso de tiempo en que se efectuara el rapto. Pero ¡NO! la escritura dice que en tres años y medio de tribulación son aniquilados los pecadores de este día final.

¿Se da usted cuenta cómo es que los conceptos denominacionales siempre fallan?

Veamos pues, cómo se desarrolló la primera venida y eso nos ayudará para ver cómo se desarrolla su segunda venida, porque es hecho de la misma manera.

 


Figura No. 3

La figura No. 3 muestra el punto del lado izquierdo en explosión. Este punto que tiene la cita bíblica abajo, fue la profecía del nacimiento de Cristo. Pero había muchas profecías que tenían que cumplirse cuando Él viniera, las cuales son representadas por los demás puntos pequeños. El profeta dice que solamente en los últimos tres días del Señor Jesucristo sobre la tierra antes de morir en la cruz, se cumplieron de Él como 600 profecías.

Ahora, la escritura decía que al venir el Cristo, el continuo sacrificio terminaría, y que a la mitad de la semana haría cesar el sacrificio y la ofrenda ¿Entonces al hacer explosión la profecía de Isaías 7:14 y nacer el Cristo en el pesebre, allí se cumplió totalmente su primera venida y también cesó el sacrificio y la ofrenda? ¡NO! allí dio principio su venida, allí se abrió. Su venida tenía que pasar por todo un período de tiempo, desde su nacimiento y finalmente su muerte, lo cual tomó un tiempo de 33 años y medio.

En la misma figura No. 3, hay otro punto que sobresale de los demás pequeños y tiene la cita de: Zacarías 9:9. Esta profecía decía que al venir el Cristo entraría a Jerusalén montado sobre un pollino, hijo de animal de carga. Entonces; ¿Cuándo el entró a Jerusalén montado sobre el pollino, diríamos que esa fue la venida del Señor? ¡NO! ESO FUE UNA DE LAS MUCHAS COSAS QUE EL TENIA QUE HACER AL VENIR.


Figura No. 4

La figura No. 4 con todos los puntos que simbolizan profecías habiendo ya explotado. El punto final del lado derecho que tiene la escritura de Daniel 9:26. Esa profecía decía que a la mitad de la semana se le quitaría la vida al Mesías. Allí fue el fin para el pecado, la muerte, la enfermedad; allí cesó el continuo sacrificio. Allí terminó la primera venida del Señor, cuando Él murió en la cruz diciendo: CONSUMADO ES. Desde luego que él tenía que levantarse de la tumba, pero con relación a la obra de redención, allí terminó en la cruz.

“Ahora, veamos el primer versículo del capítulo ocho de Apocalipsis. Yo se que están cansados, pero traten de escuchar por un tiempo más, pedimos que el Dios del cielo nos ayude, es mi oración. Debemos recordar que este séptimo sello es el fin del tiempo de todas las cosas. Correcto. Las cosas escritas en el libro de la redención, sellado desde antes de la fundación del mundo con siete sellos, todo termina. Es el fin de este tiempo agitado; el fin de la naturaleza agitada y es el fin de todo. En eso también encontramos el fin de las trompetas, de las copas, de la tierra, y aún es el fin del tiempo. El tiempo termina, así nos lo dice la Biblia en Apocalipsis 10:1-7, donde el ángel dijo: “El tiempo no será más” y eso será en el día cuando este gran evento suceda. Allí todo termina”
(Los Sellos Pág. 464 Párr. 5).

Note usted que cada una de las cosas que menciona es una profecía. Y profecías para el tiempo del fin. Entonces volvemos a lo que ya dijimos al principio; que un mensaje es un enjambre de profecías que han de cumplirse en un estallido en cadena. Note lo que él sigue diciendo: “Al final de este séptimo sello es el fin de la edad de la iglesia; es el fin del séptimo sello”. Esto podemos leerlo así: “AL FINAL DE ESTE MENSAJE ES EL FIN DE LA EDAD DE LA IGLESIA; Y ES EL FIN DE MENSAJE MISMO”.

Continua el profeta diciendo: “Es el fin de las trompetas; es el fin de las copas y aún es el fin de la entrada al milenio. Todo eso es contenido en el séptimo sello”.

¿Notó usted lo que el profeta ha dicho? En otras palabras, es el fin, o cumplimiento de todas las profecías, Y TAMBIÉN EL CUMPLIMIENTO DE LA ESCRITURA QUE DARÁ COMIENZO AL MILENIO. Recuerde, debe haber una escritura que dará comienzo a eso.

Ahora veamos cómo se desarrolla la segunda venida y entenderemos que es exactamente la misma cosa que la primera.

“Es como disparar un cohete al aire. Este cohete hace una explosión por aquí cerca, y luego más alto hace otra explosión, y de allí salen cinco estrellas. Una de esas cinco hace una explosión y de allí salen otras cinco estrellas y una de esas estrellas explota y de allí salen otras cinco estrellas, y después desaparece gradualmente. Así es el séptimo sello. Allí termina el tiempo para el mundo. Es el fin del tiempo para esto y aquello y todas las cosas. Todo termina con el séptimo sello. Ahora ¿Cómo lo va hacer Dios? Eso es lo que no sabemos, no lo sabemos. “EN ESTO SERÁ EL TIEMPO PARA TODAS ESTAS COSAS Y LA ENTRADA AL MILENIO”
(Los Sellos Pág. 465 Párr. 2).

 


La figura No. 5. Note usted la figura “Como un cohete” la cual en el lado izquierdo tiene un punto en explosión. Abajo tiene la cita de: Apocalipsis 10:1-7; cuando esta hizo explosión, allí dio comienzo la segunda venida del Señor. Porque Apocalipsis 10 fue el séptimo sello y el séptimo sello era la venida del Señor.

Hacia la derecha del punto en explosión, encontramos otro punto que sobresale de los demás pequeños y tiene la cita bíblica de 1 Tes. 4:17. Esta escritura es la profecía del rapto de la iglesia. Pero como ya sabemos no se le puede llamar a ese solo evento la segunda venida del Señor, sino que: “Es una de las muchas cosas que Él haría al venir”.

Mas a la derecha encontramos otro punto que sobresale y tiene la cita bíblica de: 2 Tes. 2:8. Esta escritura es la profecía donde el Señor mata al hombre de pecado, al hijo de perdición. Pero esta es también una de las muchas cosas que Él haría en su segunda venida. Uno de estos días explotará la profecía de “la resurrección de los muertos”, luego le seguirá la de: “los que vivimos seremos transformados” luego le seguirá la de “Sube acá”, luego explotará Apocalipsis 11:3 y así hasta que todo haya terminado.

Entonces aquel día 28 de Febrero de 1963 cuando el séptimo sello explotó y ese ángel fuerte (Cristo) bajó con el libro abierto en su mano, la cual es el mensaje del tiempo del fin, esa fue la venida del Señor. La venida del Señor es solamente una. POR LO TANTO, EL HA REGRESADO, EL ESTA AQUÍ CONSUMANDO SEGUNDA SU VENIDA.


Figura No.6

Figura No.6, ahora aquí tenemos el cohete en su culminación, en su etapa final. Después de haber estallado cada profecía, todo viene a concluir con la explosión de la cabeza del cohete; eso es el cumplimiento de Apocalipsis 19:11-21.

“Y AUN ES EL FIN DE LA ENTRADA AL MILENIO”

Cuando esto suceda; allí habrá terminado la segunda venida del Señor. Porque el milenio ya no es parte de su segunda venida; es la dispensación para el reinado del hijo de David.

Esta profecía se cumple inmediatamente después de haber terminado la gran tribulación. El desciende de los cielos con la novia en pos de Él, después que Él tomo venganza de sus enemigos y fue coronado por sus santos. El viene celebrando la victoria después que la palabra ha matado al “hijo de perdición” (Los Sellos Pág. 273). Allí entonces habrá terminado su segunda venida.

Por ahora creo que ninguna persona que profese creer el mensaje tendrá un fundamento sólido en la palabra sino hasta que “El misterio de su venida” le sea revelado por el Espíritu Santo en su corazón. Porque la segunda venida del Señor es el punto central del mensaje, y todo lo demás es una derivación de eso.

“Ahora ¿Por qué será que los creyentes no creen las señales sencillas de su venida? Están esperando todas estas cosas prometidas en las escrituras: El sol se pondrá a medio día y habrá toda clase de fenómeno. Oh, si únicamente tuviéramos el tiempo; yo tengo todas las anotaciones aquí para mostrar exactamente lo que son todas esas cosas. Entraremos en eso en la apertura de estos sellos esta semana. Allí esta, donde ya sucedió y ni lo supieron”.
(Dios en Simplicidad Pág. 47 Párr. 3)

¿Por qué será que la gente no lo cree? Por la misma razón que no lo creyeron allá: la forma tan sencilla con que Él hace las cosas. Allá lo esperaban vestido de magnificencia, montado sobre un caballo blanco, con arengas políticas contra los romanos y, desde luego flanqueado por oficiales israelitas. Sin embargo, cuando Él hizo su entrada a Jerusalén, lo hizo montado sobre un asno, y lo que se suponía debía ser su escolta, era gente pobre que la única arma que ostentaba era la fe; gente enferma del cuerpo y del alma que a toda costa deseaban la sanidad. Rotundamente fue rechazado. Pero no solamente eso, sino que lo crucificaron.

Hoy, está sucediendo exactamente la misma cosa; lo rechazaron como sucedió la primera vez. Es por la sencillez en que ha venido. Lo esperaban con vestido resplandeciente a mitad del zenit y a ojos del todo el mundo, y Él ha venido como ladrón en la noche como Él lo prometió. Pero el misterio ha sido revelado y aquí está.

Publicado por:
Templo Tabernáculo de la Palabra
Monterrey, N.L. México
Pastor: Fabián Coronado S.

 

Dirija su correspondencia a:
Rev. Fabián Coronado Sifuentes
Apartado Postal 254
Monterrey, N. L. México
C. P. 64000
e-mail: tabernaculomty@gmail.com
www.laescrituraenlapared.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *